Los Hermanos

Por varios años caminé en la senda de una de las sectas. Ahora doy gracias a Dios pues, en ella, tuve la oportunidad de estudiar la Biblia en una forma que difícilmente lo hubiera hecho fuera de ella.
En este estudio, poco a poco pude ir distinguiendo la mano divina en su ejecución y lo que, para mí tiene como significado. Automáticamente, en la medida que avanzaba en el estudio, la Biblia se dividió en tres partes principales y primordiales: El Antiguo Testamento, Los Evangelios y Las Epístolas y otros escritos de los apóstoles.
En la medida que, en mi corazón, todo lo escrito se postraba ante la Palabra de Jesús encontrada en el Evangelio y su figura se engrandecía, los escritos y libros de estudio que encontraba, eran cada vez menores.
Cuando la secta se dividió, un pequeño grupo seguimos reuniéndonos en las casas. Por primera vez pudimos sentir el amor de Jesús en esas reuniones de hermanos.
Era para nosotros sumamente importante afincar nuestra fe, humanamente. Nuestra fe batallaba diariamente contra las preguntas básicas que nos hacían dudar. Para ello necesitábamos de la edificación horizontal de nuestros hermanos y apoyándonos en unos y otros, seguimos adelante.
En nuestro crecimiento espiritual, cuando encontrábamos algo que podía ayudarnos, lo compartíamos y de igual manera lo seguimos haciendo.
Un día un hermano trajo unos panfletos. No era la primera vez que esto ocurría.
Estos panfletos me daban miedo, puesto que todas las iglesias los publican como anzuelos y, sinceramente, no leí ninguno.
Sin embargo ante los positivos comentarios de los demás, leí el librito llamado Todo se ha cumplido.
Quedé impresionado con el poder de inspiración almacenado en tan pocas páginas. A continuación leí el otro libro, El nombre que reune y encontré la mayor parte de las contestaciones sobre la reunión de los hermanos en las casas.
Indagué de dónde provenían estos libritos.
Me indicaron que este libro era publicado por LOS HERMANOS. Están por todo el mundo y hacen su labor de adoración en silencio, respetan a todos los cristianos y no tienen interés en hacer prosélitos.
Todas sus publicaciones que he visto están editadas por Ediciones Bíblicas – Perroy (Suiza) y nada más. Algunas tienen autor, otros no. Pero todas provienen del mismo Espíritu.
A mí me han servido de alimento.
Espero que le sirvan a usted también.

Picando en los botones situados en el margen derecho superior podrá ver las nuevas publicaciones que les iremos trayendo. La palabra de Dios inspirada a estos dedicados hermanos.