DJB
El judaísmo en el siglo primero

Lección 4 – El judaísmo del siglo primero

Enero 21, 2009

Profesor Dale Martin: El final cronológico del Antiguo Testamento o la Biblia Hebrea, lo sitúa en el siglo VI AC, es decir 500 años AC. Y digo que el fin cronológico del texto es ese, porque no es de hecho el último de dónde procede nuestra literatura. Simplemente es el fin de la historia. Lo que ocurre, básicamente, es que los judíos son sacados de Judea, fueron llevados al cautiverio, o al menos las clases altas, a Babilonia; luego esperaron 70 años y se les permitió regresar a Judea para reconstruir el templo y las murallas de Jerusalén. Esto está narrado en los libros de Ezra y Neremias. Ese es el punto en que la historia de los judíos o Israelitas termina, al final del siglo VI AC. 

Estos no son, de hecho, los últimos documentos, puesto que, como veremos más adelante, el libro de Daniel, que clama haber sido escrito en Babilonia, durante la cautividad, pero también por un personaje llamado Daniel que vivió en el siglo VI AC. De hecho, no es escrito en aquella época, sino alrededor del año 164 AC y este es el último documento que tenemos en el Antiguo Testamento o la Biblia Hebrea. Así pues encontramos una diferencia entre la edad de los libros y la cronología de la historia. Les recordaré brevemente los que hablamos la última vez sobre Alejandro Magno. Alejandro Magno, ¿recuerdan?, quería hacer un mundo, un imperio universal. Él enseñó un sincretismo en la religión, enseñó un lenguaje común, el griego, creó ciudades griegas por todos lados, todas esas cosas serán muy importantes para nosotros. Este es el proceso que conocemos como helenización. Entonces, la helenización del mundo en aquella época es el período que llamamos Grecia Helenística, el Período Helenístico. Para diferenciarlo de periodo de la Grecia clásica, la clásica Atenas de los siglos VI y V, y posteriormente el periodo Greco-Romano que viene más tarde, el periodo de Roma.

La razón del por qué el helenismo es tan importante para nosotros es por Alejandro – lo que ocurre a su imperio después de su muerte. Después de mucha confusión y luchas entre sus generales, a su muerte, el imperio de Alejandro terminó dividiéndose en cuatro grandes imperios. Para nuestro propósito, solamente nos interesan tres de ellos. En el documento que les entregué verán los nombres de Seleuco, Antíoco y Seleucidas. Seleuco era uno de los generales de Alejandro que terminó quedándose con la parte del imperio que había sido Babilonia, lo que es ahora Irak y Siria. Lo que ocurre es que encontrarán una y otra vez, un hombre llamado Seleuco que tiene un hijo que se llama, probablemente, Antíoco que a su vez tiene un hijo llamado Seleuco con un hijo que se llama Seleuco. Los Seleucidas es lo que conocemos como una dinastía, en nombre familiar y tienden a utilizar esos dos nombres una y otra vez. Así podemos ver a Seleuco I, II, III; Antíoco I, II, III, y IV. Estos dos nombres son utilizados frecuentemente dentro de esta familia y algunas veces se convierte en algo confuso en la literatura histórica. 

El gran general Tolomeo II se quedó con el reino de Egipto, lo cual es muy importante, puesto que Egipto era una de las partes más ricas del mundo antiguo. Tolomeo II tomó Egipto y asentó su reino greco-egipcio en su lugar. Así, cuando hablamos de estas cosas – algunas veces me van a escuchar hablando del Imperio Sirio o del Imperio Greco-Sirio o simplemente el Imperio Griego. Esto se debe a que Griego es una especie de barniz sobre el que existirán diferencias locales. Tendremos a los egipcios hablando antiguas lenguas egipcias, pero la elite, en las ciudades, hablan griego, así pues, la cultura de la elite será griega y lo mismo ocurrirá en Siria. Los Tolomeos son más fáciles de seguir pues parece que todos tendían a llamarse Tolomeo. Podrán tener un apodo, tal como Tolomeo Filadelfo, que es uno famoso, pero se darían números. Tolomeo II fue el primer general que gobernó Egipto y luego sus descendientes se llamarían II, III y IV y así sucesivamente.

El otro imperio que fue importante, pero del que no hablaremos mucho el día de hoy, fue el de Macedonia y Grecia y el general Antígono Gonata fue el que se quedó con él. Este estaría en pié hasta que los romanos vencieron a los diferentes gobernantes griegos y se apoderó de Macedonia y Grecia.

Lo que es importante para nosotros son los Seleucidas y los Tolomeos, puesto que si trazamos una línea que separe Siria de Egipto, esa línea cruza toda Palestina. Los judíos estaban como atrapados en las fronteras, es decir Judea era el borde o frontera entre estos dos imperios, los cuales estaban constantemente peleando para agrandar sus imperios. A menudo, los judíos eran atrapados justo en el medio. Antíoco IV Epífanes, reinó desde el año 175 hasta el 164 AC. Se llamaba IV, obviamente, porque había cuatro Antíocos. Epífanes es un sobrenombre que significa “manifiesto”, simplemente es la palabra griega de manifiesto. Lo que Antíoco estaba haciendo con su nombre es clamar honores divinos para él, ya que lo que trataba de decir era algo así como: “Yo soy Antíoco, la manifestación hecha por Dios entre vosotros”. Esto no estaba fuera de lo normal. Tal como les dije la última vez, Alejandro había reclamado honores divinos sobre él. Él seguía la norma marcada por los gobernantes y monarcas del Este, los cuales reclamaban ser descendientes de un dios y por tanto, ser dioses ellos mismos, por lo que debían recibir culto y adoración. Antíoco IV gobernaba en este tiempo y había logrado el control de Judea.

En algún momento casi conquista Egipto, de hecho, siempre estaban batallando, pero en esta instancia, Roma intervino. Roma, en aquel tiempo, no tenía el control del este del Mediterráneo, pero se estaban convirtiendo cada vez más poderosos, así Roma llegó a Egipto y el general romano básicamente dijo: “Tienes que retirarte” y forzó a Antíoco IV a abandonar Egipto.

¿Por qué hizo eso Roma? Bien, Roma no quería otro imperio en el Mediterráneo que fuera muy poderoso, lo quería más bien pequeño. No querían realmente controlar la parte este del Mediterráneo en ese momento, los hubiera obligado mucho, por eso querían que estos dos imperios siguieran manteniéndose con poderes balanceados, no es que estuvieran en contra de Antíoco IV, simplemente no querían que destruyera a los Tolomeos egipcios y apoderarse de Egipto ya que esto le hubiera hecho muy poderoso. Por otro lado Roma mostraba poseer el suficiente poder como para servir de árbitro entre dos diferentes reinos, aun estando situados al Este.

En tanto Judea estaba bajo el control de Antíoco, muchos de los judíos trataban de enfrentarse a la situación de cómo manejarse con este proceso de helenización. En otras palabras, si querías que tus hijos progresaran en este mundo, en esa época y pensabas mantener una familia en la elite de la ciudad, tenía sentido que tus hijos recibieran una educación griega. Por ejemplo, querías que tus hijos pudieran hablar, leer y escribir griego. ¿Por qué? Porque era la lengua franca de la elite, los negocios y el gobierno. Es precisamente lo que pasa con el inglés hoy día alrededor del mundo. Las familias de la elite quieren que sus hijos tengan una educación en inglés, quieren que se familiaricen con la cultura americana y si es posible, les envían a las universidades en los Estados Unidos, o a una escuela de post-grado y esto lo hacen porque saben que hay buenas universidades en los Estados Unidos, pero también se debe en parte, porque saben que para que sus hijos progresen, necesitan usar el inglés, necesitan en convertirse, en cierto sentido, americanizados.

Esto es lo que, en estos tiempos, ocurría en lugares como Jerusalén. Jerusalén no era una ciudad muy grande, pero era lo suficientemente importante como para mantener sus elites y como tales, respondían a esta necesidad de cultura helenizante para educar a sus hijos en el gimnasio, como para recibir una educación en retórica griega. De hecho, en Jerusalén existían los liberales y los conservadores y su propósito era debatir sobre el conflicto de con cuánta helenización deberían estar de acuerdo en asimilar. Aparentemente, la mayoría de los sacerdotes y la nobleza seglar, apoyaban al grupo helenizante, es decir, los líderes judíos querían traer la helenización a la misma Jerusalén.

El sumo sacerdote, en aquel tiempo de nombre Jason, su nombre se encuentra aquí, en el año 175 AC, construyó un gimnasio en Jerusalén. ¿Por qué construyó un gimnasio en Jerusalén? Bueno, pues si vas a tener una educación griega, tienes que tener un gimnasio. Con esto creaba una polis griega, la base para la estructura de una ciudad griega y con ello, Jason aparentemente retribuía a Antíoco por el privilegio de tener a Jerusalén reconocida como una ciudad griega. Esto hubiera consolidado en el poder a aquellos líderes judíos que querían presionar por más cultura griega, que aquellos otros que se resistían a ella. Si controlas el gimnasio y controlas las formas de educación, controlas a la ciudadanía, puesto que no puedes convertirte en ciudadano de una ciudad griega a no ser que poseas una educación griega, así pues, los hijos de la gente iban al gimnasio. Notemos, entonces, lo que ocurre; sucede que separa del resto aquellas familias que no querían que sus hijos fueran helenizados. Manteniendo el control de la educación, segregabas a los judíos conservadores que se resistían a la influencia griega.

Aparentemente, en este tiempo, Antíoco ofreció la ciudadanía a los judíos, pero, como dije antes, Para obtener la ciudadanía tenían que ser miembros del gimnasio y los hijos del efebato. Recuerden lo que hablamos sobre los jóvenes de 18 a 22 años, más o menos la edad de ustedes, en la que se enrolaban para recibir una educación, como una especie de club de enseñanza y entrenamiento cuasi militar. Jason y su partido controlaban esto y de hecho, a Jerusalén le pusieron por nombre “Antíoco de Jerusalén. Habían muchas ciudades en el mundo antiguo llamadas Antíoco, todas en honor a algún Antíoco, así pues, Jerusalén fue bautizada con el nombre de Antíoco de Jerusalén. El sumo sacerdote era la autoridad máxima sobre los judíos en esta época. No tenían un rey y no tenían un gobernador directo, por tanto aquél que controlaba el sacerdocio era un tipo de autoridad política en ese tiempo.

Pero Antíoco era quien tenía el privilegio de elegir al sumo sacerdote. Melenao, otro judío importante, su nombre no se encuentra en el papel que les entregué, debería haber pagado a Antíoco más dinero por el puesto de sumo sacerdote, tratando de quitárselo a Jason, pero no tenía ese dinero. Para pagar por su propio sacerdocio, tomó vaso e instrumentos de oro del tesoro del templo, lo que parece fue la causa de varios alborotos. Pero notemos, “Jason” ¿es acaso un buen nombre judío?, no, no lo es. “Melenao”, ¿es acaso este un típico nombre judío?, tampoco. Los nombres Jason y Melenao son auténticos nombres griegos. Así pues nos encontramos con dos personajes peleándose el sumo sacerdocio de Jerusalén, ambos con nombres griegos, no los tradicionales nombres hebreos y ambos tratando de ingresar sus jefaturas con el proceso helenizante.

Tuvieron una gran pelea. Para llevar la calma a Jerusalén, Antíoco tomó el control de Jerusalén y trajo tropas sirias, es decir greco-sirias, en el año 167 AC. Ahora la situación comenzó a caldearse. Alrededor de esta fecha se hicieron cambios en el Templo de Jerusalén. Puede que haya sido solamente para acomodar a los soldados. Debían haber hecho sitio para acomodar a los soldados del Imperio Greco-Sirio y puede que hayan utilizado el alto del Templo para albergar a algunos de ellos. En este tiempo, Melenao estaba en el poder, su partido helenizante, al que podíamos llamar los reformistas radicales, vieron esto como si fuera el comienzo de leyes anti-judías.

Por este tiempo fueron pasadas leyes que prohibían la circuncisión, no podías circuncidar a los niños; te estaba prohibido observar la Torá, la ley judía; puede haber ocurrido que hasta un cerdo fue sacrificado en el altar de Jerusalén, el Sanctum Santorum y el templo fue convertido en un campo de cultivo de un pagano sincretismo judaico. En la religión tradicional griega y otras religiones también, un bosque de árboles era considerado como sagrado. Es como cuando uno camina por un bosque de maleza y de pronto llega a un claro dónde surgen los árboles, de pronto sientes como si una ninfa o algo parecido va a saltar sobre ti y Dios está allí, por esto a los griegos les gustaba este tipo de bosque de árboles y a menudo lo utilizaban como tierra sagrada. Esto hicieron con el templo y lo bautizaron como el altar de Zeus Olympus.

Veamos ahora que está ocurriendo cuando hablé de sincretismo anteriormente. Si tú eras uno de esos judíos liberales, no vas a creer que estabas haciendo algo malo. No estás traicionando al judaísmo, solamente lo estás actualizando, lo estás trayendo a la nueva era. Podrías decir, “¿Bueno, y qué hay de malo Zeus Olympus? Todos sabemos que son diferentes nombres dados al mismo dios, pues solamente hay un Dios supremo.” Con esto habrían identificado al dios judío Yahweh con este otro dios Zeus Olympus y llegar a la conclusión eran dos nombres, uno judío y otro griego, dados al mismo Dios judío. Esto es probablemente lo que pensaban. También podrían haber pensado acerca del dios sirio Baal, ese Baal Shamin era un dios sirio, así podrían decir, tendremos un altar aquí; Antíoco estaría feliz porque estaban adorando al dios sirio aquí, los griegos estaban felices porque adoraban a Zeus Olympus y los judíos estarían también felices puesto que lo identificaban con Yahweh.

Este completo proceso de helenización – en muchos libros de historia, algunas veces, uno toma la idea de que los judíos eran todos buenos, leales tratando siempre de cumplir la ley, tratando de cumplir la Torá y Antíoco IV Epífanes, está colocando esto sobre ellos, forzándoles a seguir la religión y la cultura griegas – Esto no es realmente lo que ocurrió. Yo les estoy contando la historia procediendo a leer entre líneas algunos de aquello antiguos textos judíos. Es más un debate sobre lo que está ocurriendo dentro del judaísmo. ¿Cuán griegos debemos ser? ¿Cuánto debemos asimilar de la predominante cultura griega? Es exactamente el mismo debate que hoy dia tenemos, en nuestro tiempo, cuánto queremos que nuestros hijos, judíos, niños y niñas, asimilen y sean como los americanos y americanas. ¿Cuantos matrimonios fuera de tu cultura tendrás o permitirás? Si ere un inmigrante musulmán en los Estados Unidos, ¿permitirás escuchar a tu primera generación el hip hop? ¿permitirás que las mujeres dejen de cubrirse la cabeza? ¿dónde trazas los límites? Lo que estoy argumentando es que esto era lo que estaba ocurriendo y era un conflicto interno dentro del judaísmo.

Existen, por tanto, varias respuestas a la helenización por parte de los judíos. No era exactamente que los helenos – griegos – estaban imponiendo esto a los judíos, pero existían respuestas a ello dentro del mismo judaísmo. Como anteriormente hemos comentado, Melenao y los liberales, lo aceptaban y promovían. Otro sacerdote que había sido separado del alto sacerdocio anteriormente, provenía de una familia que había estado en el alto sacerdocio anteriormente. Onías, creo que era Onías IV, de hecho se retiró de Jerusalén y fue a construir un nuevo templo. Decía: “si vais a destruir el templo judío actual, tendremos un templo alternativo en otro lugar”. También estaban este otro tipo de personas que vinieron llamarse Hasidim, esta palabra proviene del hebreo que significa, los santos, los píos o algo parecido. No deben confundirse con los modernos que viven en Brookyn, Nueva York y provienen de la Europa Oriental. Este es un movimiento moderno que surgió en tiempos medievales y utilizan la misma interpretación de la palabra. Aquellos eran judíos que decidieron ser muy estrictos y parecían rechazar la cultura griega. Definitivamente rechazaban la religión y los sacrificios griegos. Parece que promovían el hablar en la lengua hebrea, el uso de los textos hebreos y particularmente, la firme y piadosa observación de la ley judía.

Hasta encontramos un grupo de sumos sacerdotes, o que lo habían sido anteriormente, que se había separado y otras familias, saliendo de Jerusalén y aparentemente marchando al desierto y probablemente construyendo comunidades y nos los venimos a encontrar en el siglo XX cuando son descubiertos, a finales de los años 1940, los rollos del Mar Muerto. Muchas de las teorías concluyen que estos pergaminos eran los escritos de una secta de judíos conducida por alguien que había pertenecido a las familias sacerdotales, que se mudaron al desierto, se asentaron a las orillas del Mar Muerto y llevaron una vida casi monástica, muy estricta en la observación de la ley. Conservaban sus documentos, en hebreo, griego y arameo. Así vemos que había otra manera de responder al constante avance de la helenización: Salirse y formar una comunidad diferente.

Luego también tenemos la reacción de Matatías. Matatías era un sacerdote de Jerusalén que vivía en una villa llamada Modeín, en la parte montañosa de Judea. Aparentemente, de acuerdo al texto que ha llegado hasta nosotros, algunas de las cosas son como leyendas o algo parecido, adoración de héroes. La historia cuenta que Matatías estaba en su villa cuando un sacerdote y un soldado vienen de Jerusalén y tratan de forzar a los judíos a hacer sacrificios en el altar. Ahora bien, ¿qué es un altar? ¿ven ustedes esa base sobre la que se asienta el jarrón allí en la esquina?, es simplemente un pilar, no muy alto, para ofrecer algo. No es necesario el sacrificio de animales, obviamente que lo puedes hacer, pero simplemente puedes derramar un poco de vino o poner granos, quemarlos y esto sería suficiente para una ofrenda a Dios, sin tener que matar un animal. Algo parecido es lo que debería haber ocurrido.

Se dice que Matatías, le quitó la espada al soldado matando a este y al sacerdote por alentar a los judíos de la villa a hacer sacrificios a los dioses. Esto era, por supuesto, contrario a la ley, por tanto Matatías corrió a esconderse en las montañas, llevando con él a su familia, sus hijos, tenía varios hijos y dio comienzo a una guerra que se conoció como la revuelta de los Macabeos. Se conoce como Macabeos, puesto que a la muerte de Matatías, un poco después su hijo Judas Macabeo, se convirtió en general del grupo. Este apodo que anteriormente Judas había ganado, no tenemos seguridad sobre su significado o de dónde procede, podríamos ver su origen en las palabras mazo o martillo, así podríamos interpretarlo como “Judas el machacador”, pero también le pudo haber venido el nombre por haber sido un gran general y haber ganado muchas batallas.

En contra todos los pronósticos, este grupo de puros guerrilleros, levantados contra el muy superior ejército de Antíoco IV Epífanes, ganaron y retomaron Jerusalén, no los ganaron en Siria, solamente les ganaron en varias batallas en Judea y Judas logró recapturar Jerusalén y el templo. En el año 164 AC, limpiaron el templo de la profanación, la inmundicia de haber probablemente sacrificado cerdos y otros animales parecidos, la contaminación de haber sido un templo griego y así, en 164 AC da comienzo a la celebración del festival judío de Hanukkah. El año 164 AC marca la celebración de Hanukkah como consecuencia de la recuperación y limpieza del tempo.

Judas Macabeo reinó como un rey no oficial, pero reinó sobre Judea y hubo batallas que ocurrieron entre él, su familia y su ejército, por un lado y por el otro Antíoco Epífanes y los otros descendientes. Después de su muerte, uno de sus hermanos se convirtió en el líder y luego otro hermano y así sucesivamente de forma que, poco a poco, diferentes personas de su familia llegaron a formar parte de la dinastía de gobernantes. El nombre de familia no era Macabeo, eso era solamente un apodo, el nombre en verdad era Hamoneos, por esto los conocemos como la dinastía de los Hasmoneos, estos son los descendientes de Matatías. Algunos de ellos fueron proclamados reyes, o fueron reconocidos con el título de rey por los gobernantes de las zonas aledañas tales como Siria – el Imperio Greco-Sirio. La dinastía de los Hamoneos estuvo en el poder desde el año 165 hasta el 60 AC.  

Ahora bien, esta es la manera que el pueblo se revuelve contra sus dirigentes. La otra manera que los judíos respondían a esto era creyendo que la rebelión militar no era el camino a seguir, que Dios de alguna manera intervendría milagrosamente, que Dios enviaría un ángel o algún tipo de personaje celestial hacia la tierra y un ejército celestial vencería a Antíoco y guiaría al nuevo Reino de Israel. Ahí es donde surge la historia sobre eso en el libro de Daniel. Les he pedido que lean Daniel, al menos la parte de Daniel que consideramos para hoy, si trajeron sus biblias, abrámoslas en Daniel 8:20. Ahora bien, el libro de Daniel está dividido en dos partes. La primera habla sobre las aventuras de este joven Daniel que es muy, pero que muy, sabio y muy inteligente y muy leal, que rehúsa adorar al dios de los persas. Por supuesto esta o estas historias morales escritas para los judíos que vivían bajo el dominio griego, les alentaba a no adorar los dioses griegos, desde el pasado, el pasado lejano.

Luego viene la segunda parte de Daniel con una serie de visiones y profecías. Daniel dice: “Estaba en un sueño, un día tuve una visión, y vi esto, y este ángel me dijo que hiciera esto y esta persona me dijo aquello” y así continúa la narración de la historia de la humanidad que forma parte de lo que ya ha ocurrido en el tiempo de Daniel, pero también mucho de lo que le ocurrirá en al futuro a Daniel. Algunas de estas cosas ya ocurrieron. Por ejemplo cuando nos habla de diferentes bestias. Hay un carnero que haces esto, hay una bestia que hace esto otro, pero uno sabe que estas bestias representan a diferentes reinos puesto que en el capítulo 8:20 dice: “En cuanto al carnero que viste, en tu visión, con dos cuernos, estos son los reyes de Media y Persia.” Había un reino de Media y otro de Persia que se juntaron bajo Ciro. “La cabra macho es el rey de Grecia y el gran cuerno entre sus ojos es su primer rey”, es decir que este sería Felipe, el padre de Alejandro. “Y el cuerno roto y los cuatro cuernos que salieron en su lugar representan cuatro reinos que se levantarán de su nación, pero no con su poder.” Este es Alejandro, está roto y su reino dividido en cuatro imperios, como les dije al principio, ninguno de estos cuatro imperios llegó a tener el poderío que Alejandro Magno gozó en el suyo.

Notemos cómo se nos da una pista, aquí mismo en Daniel, esas diferentes imágenes, esas diferentes bestias se refieren a reinos que vendrán en el futuro bajo la perspectiva de Daniel. Sabemos de hecho, que así fue. Entonces, lo que ocurre en Daniel en cada capítulo, en la última parte de Daniel, en cierta forma vuelve a contar la misma historia. Tiene otra visión y en lugar de leerla cronológicamente, como lo hizo en el capítulo 9 hablando de un siglo y en el capítulo 10 o el 11 el siglo siguiente y el siguiente, tienes que leerlos en ciclos puesto que lo que Daniel está haciendo es dándote una profecía sobre lo que ocurrirá políticamente en Judea, pero lo está haciendo en diferentes visiones que todas dicen la misma historia, solamente que con diferentes símbolos.

Vamos ahora al capítulo 11. De nuevo aquí es como el cuarto – Capítulo 11:2 – “…y un cuarto rey obtendrá muchas más riquezas que todos ellos. Cuando éste se haya hecho fuerte con sus riquezas, incitará a todo el imperio contra el reino de Grecia.” Entonces está hablando del rey de Persia que atacará Grecia, “Se levantará entonces un rey poderoso que gobernará con gran autoridad y hará lo que le plazca.” Este es Alejandro. “Pero cuando se haya levantado,” recordemos que Alejandro era joven y su poder iba en aumento cuando murió, “su reino será fragmentado y repartido hacia los cuatro vientos del cielo, no a sus descendientes,” Alejandro tenía un hijo, pero murió y su reino no fue a su descendencia sino a aquellos cuatro generales.

Veámos ahora el versículo 5, “Entonces el rey del sur se hará poderoso y uno de los príncipes se hará más poderoso que él y dominará; su dominio será un gran dominio,” y el siguiente “Y años después harán alianza y la hija del rey del sur vendrá al norte para hacer el pacto. Pero ella no retendrá su posición de poder, ni él permanecerá con su poder, sino que ella será entregada juntamente con los que la trajeron, con el que la engendró y con el que la sostenía en aquellos tiempos.” ¿Quién es el rey del Sur? Tolomeo, algún Tolomeo, uno de los Tolomeos. Así, cada vez que en Daniel veas el Rey del Sur, siempre se estará refiriendo a la dinastía de los Tolomeos, uno de los Tolomeos. ¿Quién es el rey del norte? Seleuco o Antíoco, así, cuando veamos el Rey del Norte, Daniel se está refiriendo a los Seleucidas. Así pues, en Daniel, una y otra vez vamos a estar leyendo el Rey del Norte y el Rey del Sur y mira lo que dice “la hija del rey del sur vendrá al norte para hacer el pacto” si miran en la parte inferior, en la biblia de estudio en las notas al pié de página, encontrarán los nombres de aquellos diferentes personajes que los historiadores pueden identificar. Esta puede ser Berenice, puesto que sabemos que era la hija de Antíoco o Seleuco, ella estaba casada con uno de los Tolomeos. Siguiendo en la biblia de estudio – ahora bien, esta tiene que ser una verdadera y critica biblia de estudio hecha, por verdaderos eruditos en la materia. Quiero decir que si usan una de esas biblias que toman todo esto como profecía y lo relacionan a la Unión Soviética les dirán algo así como: “Bueno, el Rey del Norte en este caso se refiere al politburó…” o algo así por el estilo, por esto, si tienen una biblia de una iglesia contemporánea que toma todo esto refiriéndose a nuestro tiempo o a un futuro próximo, que por supuesto, muchos cristianos hacen, entonces sus pies de página podrán ser un tanto diferentes. Pero estos, en una buena biblia de estudio, tendrán a esas gentes dentro de la historia que ocurre en el tiempo de la narrativa en Judea.

Vamos ahora al 11:29, porque no les voy a conducir por todo lo que ocurre en el capítulo 11 ya que si lo leen y lo leen con las notas al pie de página, le estarán contando la historia de las batallas y las alianzas entre los Seleucidas y los Tolomeos y de qué manera Judea sufría las consecuencias por estar en el medio. “En el tiempo señalado volverá y entrará en el Sur” este es uno de los Antíocos pero no Antíoco IV, “pero esta vez no será igual que la primera”, 30 “porque vendrán contra él naves de Quitim y se desanimará;” ¿Quiénes son los Quitim? Los romanos. “los Quitim” es un término usado en hebreo y en muchos antiguos textos judíos, donde algunas veces, parece referirse a los griegos pero aquí, claramente, se está refiriendo a los romanos, puesto que los romanos vinieron y forzaron a retroceder al Rey del Norte.

Veamos lo que dice, “volverá, pues, y favorecerá a los que abandonen el pacto santo.” Antíoco IV se fijará en aquellos judíos que no han abandonado la Torá “y de su parte se levantarán tropas, profanarán el santuario-fortaleza, abolirán el sacrificio perpetuo y establecerán la abominación de la desolación.” Este término, “la abominación de la desolación,” es usado también en varios lugares del Nuevo Testamento. “Con halagos hará apostatar a los que obran inicuamente contra el pacto.” Estos son los malos judíos que han violado la Torá y que son amigos de Antíoco.

“Mas el pueblo que conoce a su Dios, se mostrará fuerte y actuará. Y los entendidos entre el pueblo instruirán a muchos; sin embargo, por muchos días caerán a espada y a fuego, en cautiverio y despojo.” ¿Quiénes son aquellos que conocen a su Dios? El autor del libro. Recordemos que utilizó la primera parte del libro para presentar a Daniel como un hombre sabio y conocedor de Dios. Así el autor, escribiendo bajo el nombre de Daniel, un hombre sabio, identifica otros judíos sabios en su día y dice que se van a oponer a Antíoco IV y algunos de ellos morirán por ello. “Cuando caigan, recibirán poca ayuda, y muchos se unirán a ellos hipócritamente”. Algunos eruditos creen que esta “poca ayuda” es la referencia que el autor hace a Judas Macabeo. Puede ser que conozca que hay una resistencia armada y es un poco de ayuda, pero no cree que la solución para enfrentarse a Antíoco IV sea una revuelta armada, él no cree que podrá vencerle. ¿Por qué? Porque Dios será quien intervenga, no Judas Macabeo.

“El rey hará lo que le plazca. Se enaltecerá y se engrandecerá sobre todo dios” – ¿recuerdan Antíoco Epífanes, “El manifiesto de Dios”? – “y contra el Dios de los dioses dirá cosas horrendas; él prosperará hasta que se haya acabado la indignación, porque lo que está decretado se cumplirá. No le importarán los dioses de sus padres ni el favorito de las mujeres, tampoco le importará otro dios, porque él se ensalza sobre todos ellos.” Por tanto, todo esto se trata de preparar su escenario.

Ahora miren…

Daniel 11:41 También entrará a la Tierra Hermosa, y muchos países caerán; mas éstos serán librados de su mano: Edom, Moab y lo más selecto de los hijos de Amón.  

Dan 11:42 Y extenderá su mano contra otros países, y la tierra de Egipto no escapará.

En otras palabras, Antíoco IV, esta vez va a capturar Egipto, es lo que el autor está prediciendo.

Dan 11:43 Se apoderará de los tesoros ocultos de oro y plata y de todas las cosas preciosas de Egipto. Libios y etíopes seguirán sus pasos.

No solamente arrasará Egipto sino que también ira hacia el oeste y el sur de Egipto tomando Libia y Etiopía.

Dan 11:44 Pero rumores del oriente y del norte lo turbarán, y saldrá con gran furor para destruir y aniquilar a muchos.

Dan 11:45 Y plantará las tiendas de su pabellón entre los mares y el monte glorioso y santo; pero llegará a su fin y no habrá quien lo ayude.

¿Qué mares?, el Mediterráneo, gracias, alguien está despierto y ¿qué monte santo?, Sión, el monte Sión, que es donde se asienta Jerusalén.

“Pero llegará su fin” – un momento, el conquista Egipto, toma Libia y luego Etiopía, vuelve a Judea, asienta su campamento en algún sitio entre Jerusalén y el Mediterráneo y muere. Eso no ocurrió así, él nunca tomó Etiopía, nunca tomó Libia y eventualmente murió, pero murió en Babilonia, no cerca de Jerusalén.

¿Cómo sabemos que este documento fue escrito alrededor del año 164 AD? Porque su autor no conoce el final de la historia. Notemos cómo a través de la historia ha contado todo bien – bueno, no todos los detalles – pero tiene bastante acertado. Él sabe cuando Antíoco gana una batalla, sabe cuando los Tolomeos ganan una batalla, sabe hacen tratos entre ellos y casan a una de sus hijas para establecer la paz. Sabe cuando hay amnistías. Sabe cuando intervienen los romanos y detienen sus batallas. Sabe todo – sabe que Antíoco profanó el templo – entonces esto debe estar escrito después del 167 AD puesto que nos cuenta todo lo que sucedió en el templo. Sabe todo lo que ocurrió hasta el 167 AD y puede haber habido una pista de que algo sabe de Judas Macabeo, pero no sabe nada de la limpieza del templo. No sabe nada de la victoria de Judas que ocurrió en el año 164 AD.

Notemos cuan maravillosamente conveniente es esto para nosotros los estudiosos modernos. Acierta todo antes del 167 y tiene todo equivocado después el 164 AD, pues notemos lo que ocurre entonces, en el Capítulo 12, justo en el momento que Antíoco IV muere, de acuerdo a su profecía…

Dan 12:1 En aquel tiempo se levantará Miguel, el gran príncipe que vela sobre los hijos de tu pueblo. Será un tiempo de angustia cual nunca hubo desde que existen las naciones hasta entonces; y en ese tiempo tu pueblo será librado, todos los que se encuentren inscritos en el libro. 

Miguel es un ángel, el ángel más grande. En otras palabras, aquí es cuando explota el infierno, los cielos se caen, Miguel desciende del cielo en un carro con sus ejércitos angelicales y son los que logran la victoria final. Judas Macabeo no gana la batalla.

Esta es la manera que nosotros ponemos la fecha a la literatura apocalíptica. Daniel es uno de los primeros casos de lo que nosotros conocemos como literatura apocalíptica. El apocalipticismo te da una visión de lo que va a ocurrir en un futuro no muy lejano y da contestación a problemas del sufrimiento y la contestación no es “ármense ustedes y den la batalla,” porque la suerte está abrumadoramente contra ti. No puedes vencer a toda Roma, no puedes vencer a toda Grecia, no puedes vencer a Antióco IV Epífanes por ti mismo, pero Dios sí puede. Y de esta manera ejércitos angelicales irrumpirán en la historia para traer la solución al problema. El escritor apocalíptico, usualmente se sitúa lejos en el pasado, como este personaje que dice ser Daniel escribiendo en el siglo sexto AD, y narra la historia a través del tiempo, y como pueden ver, todo está muy bien. Daniel previó todo esto escribiendo en el año 580 AD, aproximadamente. Conoce acerca de los persas y los medos, sabe de Grecia y de Alejandro, conoce acerca de la división del imperio de Alejandro, sabe lo de Berenice, sabe sobre los romanos y esto nos hace creer que sabe sobre todo, acertó en todo y recoges la lectura en el año 165 o 164 y pensamos que si lo ha sabido hasta ahora debe saber lo que ocurrirá después. En consecuencia te pones a pensar que Dios aparecerá en cualquier día, que vamos a ser salvos, que no tenemos que pelear nosotros mismos y que seremos liberados y salvados.

De esta manera es cómo encontramos la fecha en que fue escrita la literatura apocalíptica. La historia que cuentan ¿está acertada? ¿cuándo la historia comienza a desinflarse? ¿cuándo la historia comienza a estar equivocada? Ese es el momento en que la historia fue escrita. Este tipo de mentalidad apocalíptica, ese mundo apocalíptico punto de vista se convertirá en algo muy importante para el cristianismo primitivo, porque lo que argumentaré en el resto del curso es ¿quién fue otro profeta apocalíptico? Jesús. ¿Quién otro también lo fue? Pablo. Todos los primeros seguidores de Jesús parecen haber tenido una mente apocalíptica judía y esto es el comienzo del cristianismo. El comienzo del cristianismo es una secta judía apocalíptica. Todos leía a Daniel y luego leían otras profecías, como la Biblia Hebrea y también la leían apocalípticamente. La respuesta apocalíptica es otra respuesta más a la helenización.

En el año 63 AD, como unos cien años después de la limpieza del templo – primero, ¿hay alguna pregunta acerca de todo esto? Les estoy dando un montón de historia confusa y terminología confusa ¿no? – Como cien años después de la limpieza del templo, más o menos, en el año 63 AD, Pompeyo, el general romano Pompeyo, entra en Jerusalén y aquí es donde tenemos el control romano de Judea. Herodes el Grande se nombra a sí mismo rey de los judíos por el Senado romano. En aquel tiempo, solamente el Senado podía proclamar a alguien como rey, de esta manera el Senado tendría algunas veces, reyes clientes e los diferentes lugares que controlaba. Ni podían ni les interesaba controlar todo por ellos mismos, con sus ejércitos o sus gobernadores. Así pues, nombraban reyes locales tanto en el Asia Menor, Grecia o cualquier otra parte.

Herodes el Grande fue nombrado rey por el Senado Romano y gobernó desde el año 37 hasta el 4 AD. Después de su muerte, su reino se dividió, primero entre sus diferentes hijos, pero Judea fue, eventualmente, colocada bajo control directo romano, bajo procuradores que eran proclamados por el Senado y algunas veces, también, por el emperador y este era el puesto de trabajo de Pilatos. Poncio Pilatos era el gobernador de Judea, su verdadero título no era gobernador, era procurador, pero era quién controlaba Judea durante el tiempo que vivió y en el tiempo en que Jesús fue matado. Pilatos era uno de esos directos gobernantes romanos de Judea. Galilea era gobernada por un hijo de Herodes el Grande, Herodes Antipas y diferentes descendientes de Herodes gobernaron diferentes partes de Palestina, por muchos años más.

Durante el siglo primero, hubo levantamientos esporádicos entre los judíos, algunos de ellos parecieron ser apocalípticos, es decir, parecía que había judíos que estaban esperando la llegada del fin, pero algunas veces parecía que ellos eran los que se suponían que tenían que hacerlo comenzar. Por ejemplo, tenemos a Josefo diciéndonos acerca de los profeta judíos que se levantaban y decían: “Sígueme a Jerusalén, sígueme a Jerusalén y así permanece en el Monte de los Olivos” que es el monte que está al otro lado del monte de Jerusalén y dirían: “Mañana vamos a marchar, todos, alrededor de la muralla de Jerusalén y estas se derrumbarán.” ¿Les suena familiar? Esto se refiere a las murallas de Jericó en la Biblia Hebrea que se desplomaron después que los israelitas marcharon alrededor por siete días y siete veces cada día.

Surgían profetas inspirándose en los profetas judíos del pasado y se colocaban a ellos mismos como profetas y de nuevo, esperaban que Dios apareciera. Otras veces surgían estos profetas como apocalípticos anunciando el fin del mundo conocido. Algunas veces, también, parece que algunos se habían proclamado ellos mismos rey de los judíos, con lo que se convertían en Mesías. Porque la palabra mesías, en hebreo, significa “el ungido” y ¿qué es lo que se hacía en el mundo antiguo cuando era nombrado rey? Se le ponía aceite sobre su cabeza. Así es como se unge a un rey. Si alguien dice “el ungido”, eso es un título real. Ahora bien, esto es muy peligroso puesto que ¿cómo dije antes que era necesario para nombrar a un rey que controlara un área? Ser nombrado por el Senado. Cualquiera que se proclamaba rey sin la autorización del Senado, era automáticamente considerado un acto de traición. Hubo, no obstante, otras figuras mesiánicas que se levantaron y trataron de provocar algún tipo de revuelta.

En aquella época, la revuelta más importante del pueblo judío, comienza en el año 66 de nuestra era, es decir DC. Comenzó en el año 66 DC en Judea y Galilea a la vez, revelándose del gobierno romano, sacaron a los escuadrones romanos de Jerusalén y en el año 70 DC los romanos, después de cuatro años de lucha, tenían cercada Jerusalén y finalmente la tomaron. La aplanaron, destruyeron todo incluso el templo. Así pues la destrucción del templo en el año 70, es probablemente hace de esta fecha la más importante para este curso porque un sinfín de cosas importantes para el cristianismo, el primitivo movimiento de los cristianos, sucede o antes del año 70 y era un tipo de evento, algunos ocurrieron alrededor de esta fecha y hablaremos de ellos cuando lleguemos al evangelio de Marcos y algunos de ellos – la mayoría – ocurrieron después del año 70 DC.

La destrucción del templo de Jerusalén en el año 70, no solamente es enormemente importante para los judíos, puesto que desde esa fecha su culto no ha llevado a cabo sacrificios. Si eres un judío ¿dónde vas a hacer el sacrificio? No puedes ir allí – la Cúpula del Monte está ahora situada donde se suponía que estaba el altar. Los judíos lo sustituyeron con diferentes formas de piedad, leyendo la Torá, estudiando, orando, reuniéndose en las sinagogas, juntándose en otros lados; así pues el judaísmo cambió radicalmente después del año 70, simplemente porque el lugar dónde se celebraban los sacrificios fue destruido. Alrededor del Mediterráneo, todos los grupos étnicos de aquella época tenían en su religión algún tipo de sacrificio. Todos lo tenían. Era muy común esta práctica alrededor del Mediterráneo. El año 70 DC hace que los judíos dejen de ser un pueblo con sacrificios en sus prácticas religiosas, porque no tenían el lugar dónde llevar a cabo sus sacrificios. El final de la guerra de los judíos, la mayor parte de los estudiosos la sitúa alrededor del año 74, ya que es la fecha en que se libró la última batalla, la destrucción de la fortaleza llamada Masada. Si vas ahora a Israel, verás que Masada es un lugar santo. Es un punto turístico, un memorial que marca la derrota de los últimos judíos de Masada, la fortaleza que un día construyó Herodes el Grande.

Después vienen los cambios en el judaísmo – no voy a ir con mucho detalle sobre ello pues es lo que se conoce como el judaísmo rabínico – el judaísmo de hoy. Si saben algo acerca de ello, es el resultado de los eventos que ocurrieron después del año 70. Esto viene como consecuencia del reconocimiento por parte de los rabinos, que el templo no existe más. Los rabinos que son los maestros y comentaristas de la ley, se convierten en el centro organizacional, no los sacerdotes. El sacerdocio – aún existen judíos llamados Cohen, que significa “sacerdote”, pero los sacerdotes, en general, no hacen mucho. Son los rabinos los que se hacen importantes. Alrededor del año 200 tenemos al judaísmo rabínico comenzando a desarrollar el texto escrito, la Mishnah, el Talmud de Babilonia, el Talmud de Jerusalén y durante esa época no muestra el nacimiento del rabinismo. Es el judaísmo rabínico el que comienza a ser importante. 

Hay otra revuelta más en los años 132 al 135, conocida como la Revuelta de Bar Kokhba, que fue reprimida por el emperador Adriano en 135, y aquí tenemos la completa destrucción de Jerusalén. Jerusalén fue totalmente destruida y bautizada con el nombre de Elia Capitolina, un nombre romano. Después de eso, los judíos tuvieron prohibida la entrada a Jerusalén por mucho tiempo. Lo que es importante de todo esto… les he dicho y advertido que estas clases sobre los romanos los griegos serían un tanto aburridas y en esta también ocurre lo mismo, pero lo tengo que hacer pues tenemos que conocer lo que ocurría en aquellos tiempos.

¿Por qué es todo esto importante para nosotros? Estas son las cosas principales que tenemos que tomar en cuenta. La helenización era extremadamente importante puesto que unía el mundo del Mediterráneo, el Este del Mediterráneo, pero luego los romanos hasta tomaron parte en algunos aspectos de la helenización cuando se hicieron dueños del Mediterráneo. En tiempos de Jesús, hasta cierto punto toda Palestina estaba helenizada, unas partes más que otras. Claro, si vivías en una aldea apartada en el interior, probablemente no hablarías griego, probablemente hablarías hebreo o arameo. Pero si pertenecías a la elite de cualquier ciudad, hasta en tiempo de Palestina, se esperaba que hablaras griego. Habías sido expuesto a la cultura griega. El sincretismo era muy importante. La idea de las religiones compartían creencias unas con otras, eran una mezcla de diferentes cosas y las culturas se mezclaban de igual manera, por eso el sincretismo era muy importante.

No había conflicto alguno con el judaísmo. Ya he tratado de enfatizar esto. Los judíos no estaban todos de acuerdo cómo responder a estas cosas, la política y las culturas que les rodeaban. Los judíos se enfrentaban a los mismos judíos sobre cómo adaptarse a las culturas y dominio griego y romano. De una forma u otra, todos estaban afectados por temas políticos, sociales, religiosos, lingüísticos y culturales.

El siguiente tema en importancia era lo pequeño que era Judea. Desde el punto de vista del mundo moderno, tenemos la tendencia a pensar que Jerusalén y Judea como algo muy importante porque es dónde comenzó el judaísmo y allí mismo fue donde comenzó el cristianismo. Pero para los estándares griegos y romanos no era más que un insignificante lugar remoto. No era un importante lugar ni político ni económico y Jerusalén no era tan importante. Judea era muy poco importante bajo un punto de vista histórico, pero – y esto es también muy importante por lo que quiere decir esta clase para el resto del curso – los judíos nunca fueron verdaderamente independientes durante este período ni tampoco fueron poderosos. Inclusive los Hasmoneos, Judas Macabeo y sus hermanos y descendientes, gobernando por unos 100 años, nunca fueron políticamente poderosos fuera de esa estrecha área de Judea. Nunca fueron independientes dependiendo siempre de otros más poderosos, como Siria, Egipto o Roma. 

La diferencia, que es lo importante, es que los judíos tenían una ideología que estaba basada en sus pretensiones imperiales. Vayan y lean los primeros Salmos, donde Dios dice: “A mi ungido” y aquí está hablando del Rey David o cualquiera que se encuentre sentado en el trono de David,

Sal 2:8Pídeme, y te daré las naciones como herencia tuya, y como posesión tuya los confines de la tierra”.

Los Salmos tienen un lenguaje que da a entender que aquél que controle Jerusalén es el rey del mundo, por siglos, no hemos tenido a alguien que tomara esa posición. Los judíos tienen una ideología de imperio y dominación del mundo embebido en sus escrituras, sin embargo su situación social y política era completamente lo contrario y es en medio de esta turbulencia que no se adapta a la realidad en la es Jesús nace.

No hay secciones esta semana. Vean el descriptor. El lunes se les pedirá que vengan con una lista de hechos históricos en la forma que los encuentran en el libro de los Hechos de los Apóstoles y otra lista de hechos históricos como los ven en Gálatas 1 y 2. Vengan con sus listas en papel pues los pondremos en el pizarrón. Vengan preparados para contarme lo que hacen como tarea en sus casas y lleven a cabo la del lunes.

¿OK?

No es muy difícil; no les tomará mucho tiempo, pero sigan las instrucciones del descriptor y vengan el lunes dispuestos a hablar. 

 

DJBx